La imparcialidad de la evaluación forence

A propósito de un informe que me solicitaron, y de conversaciones con algunos colegas, he visto lo importante que es considerar el proceso pericial psicológico como una investigación científica. Esto implica fijar un objetivo a investigar, el que viene dado por la pregunta psicolegal que motiva la evaluación, en el antiguo sistema judicial se diría “para que el perito diga si …. los dichos de la victima son creíbles … si el acusado tiene características antisociales …. si el acusado tiene un patrón abusivo de consumo de drogas…” o cualquier otra pregunta.

Una vez claro este objetivo, el asunto es más simple, se confecciona el sistema de hipótesis y se establece una metodología que busque comprobar o derribar tales hipótesis.

Finalmente, las conclusiones se darán en base a los hallazgos del proceso.

Al comprender la evaluación desde esta perspectiva, el perito se sale de la trampa, muy habitual y tentadora, de establecer culpabilidad o intentar “ayudar” a su cliente (por la moralidad que supone ayudar a una victima, o el interés pecunario de ayudar a la defensa de una causa), dejando ello en manos de quien corresponde, el juez.

Las evaluaciones forenses solo una herramienta más en el sistema de justicia, mientras mejor hagamos nuestro trabajo, éste será más justo y transparente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *