Ideas respecto de la prevención del abuso sexual infantil

Me encontraba el día de hoy en un seminario respecto del abuso sexual infantil, se hablaba profusamente de la prevención mediante la educación a los niños y niñas; recordé de momentos en que me toco trabajar en el ámbito de la violencia intrafamiliar, y también se apuntaba hacia la prevención a través del empoderamiento femenino, la educación, y otras formas.

En aquella ocasión, en los albores de mi vida profesional, nos planteamos con un amigo que si existía la casa de la familia, la casa de la mujer, el servicio nacional de la mujer, y de los menores, porque no había nada dedicado a los hombres.

Al tiempo leí un documento de la psicóloga Carmen Luz Méndez, que hablaba que una raíz de la violencia del hombre contra la mujer venía de que la mujer se educaba entre mujeres y, por ende, se socializaba entre iguales, aprendiendo q ser mujer tenía que ver con expresar sus sentimientos; por otra parte el hombre, quien también se criaba entre mujeres, aprendía que ser hombre era ser distinto a ser mujer, lo opuesto, por lo que internalizaba que “los hombres no lloran”, por lo que deben esconder sus emociones, pues eso es de mujeres y de débiles.

Cuando analizamos grandes problemas psicosociales vemos que muchos tienen en común al hombre, la violencia intrafamiliar, el abuso sexual, y otros menos delictivos, como el abandono, la infidelidad, etc. No será tiempo que para la prevención apuntemos a la causa y podamos comprender que los hombres debemos capacitar nos en lo que significa ser hombre, marido, padre, que la autoridad debe apuntar a la protección y no al abuso. Pero, claro, mientras el ser masculino siga en el abandono social, de la exigencia sin la capacitación, será difícil revertir el circuito. Muchos hombres siguen pensando que deben ser buenos proveedores, y que con ello cumplen su rol de esposo y padre, que el sexo es una liberación de tensión, etc…

A mi entender la prevención de temas como el abuso sexual no pasa sólo por la campaña educativa al niño u la promoción de los cuidados de la madre, debe incluir también, la educación del hombre.
Años después de nuestro primer planteamiento con mi amigo y colega de universidad, nos reencontramos en un congreso, el iba a exponer su trabajo con hombres maltratadores de sus parejas. Su conclusión fue que el mayor incentivo para el cambio y aceptación del tratamiento, ocurrio cuando los sujetos comprendieron que cuando maltrataban a su pareja, también dañaban a sus hijos, y a ellos mismos.

Voy camino a casa en un bus, escribiendo desde mi celular, por lo que no espero entregar una idea muy acabada, pero lo central ya esta planteado, dejo la inquietud y la idea, ¿no será tiempo de abrir el Servicio Nacional del Hombre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.